Himalaya FM en China: la radio a la carta

Acciones: Noticias | 0

NOTICIAS EN LA RUTA DE LA SEDA

 

Tras haber trabajado de locutor profesional de radio en la provincia de Jilin (China), Shi Zhan evolucionó hasta convertirse en presentador en las nuevas emisoras en línea y hoy practica una nueva forma de relato sonoro. Desde 2014, narra de manera vívida y creativa la historia de las antiguas dinastías chinas a través de Himalaya FM, una plataforma con sede en Shanghai que cuenta con la red de audio más amplia y popular de China. 

Fue por pura casualidad que me matriculé en el curso de capacitación que Himalaya, la plataforma radial en Internet, ofrecía principalmente a profesionales de los medios de comunicación. En ese curso aprendí a usar las ideas y técnicas de vanguardia en las nuevas emisoras. Mediante el uso de narraciones creativas y el intercambio de conocimientos basado en el respeto de los hechos históricos y las preferencias de los oyentes, he llegado a ser uno de los presentadores más populares de la plataforma.

Gracias a mi interpretación humorística de la historia de China, he logrado atraer a más de 800.000 oyentes –diez veces más que la audiencia que conseguí en la radio tradicional–. En los últimos años, los contenidos de audio han alcanzado gran popularidad en China. A diferencia de lo que ocurre en los países occidentales, donde los anuncios publicitarios públicos o privados financian las plataformas radiales, las redes chinas están convenciendo poco a poco a sus oyentes –en particular a los más jóvenes– para que paguen por los contenidos y conocimientos que se transmiten por las ondas.

Esta rentabilización de los programas de radio, –en la cual los oyentes aceptan pagar algunos yuans a cambio de poder escuchar sus programas favoritos– ha hecho aumentar los ingresos de los presentadores de radio en función de su popularidad. Hace poco invertí 150.000 dólares estadounidenses de lo que gané a través de Himalaya en la creación de mi propio estudio de radio.

Himalaya FM, una plataforma pionera en el uso de Internet para transmisiones en vivo, grabaciones de libros y podcasts, dispone de oficinas en China, Japón y Estados Unidos, y cuenta con más de 600 millones de usuarios. La extraordinaria competencia de la red ha permitido que productores aficionados y profesionales creen contenidos para una audiencia en expansión.

 

“Compartir la sabiduría humana a través de la radio”

Abogados, médicos y otros expertos pueden difundir sus conocimientos entre el público por medio de la radio. Himalaya, cuyo lema es “compartir la sabiduría humana a través de la radio”, apoya esos esfuerzos. La plataforma de audio en Internet facilita un amplio mercado para contenidos de pago protegidos por derechos de autor y un canal de amplia distribución. Cualquiera puede aprovecharse de este modelo de negocio. Por ejemplo, Deshu, un presentador radial de Shenyang, coordinó a un grupo de personas discapacitadas en la lectura y grabación de libros de audio, con las que los participantes obtuvieron buenos ingresos.

En el mercado chino de la radio en línea, muy competitivo y de rápido crecimiento, los nuevos métodos de difusión aplicados por el gigante asiático han facilitado la transformación de muchos profesionales, que han pasado de ser productores tradicionales de radio a convertirse en presentadores de los nuevos medios de comunicación. Mi formación y los años de experiencia adquiridos en Himalaya me enseñaron a crear contenidos originales, al tiempo que ponía en práctica tres principios que han transformado mi manera de pensar y han demostrado su capacidad transformadora.

El primer principio consiste en prestar más atención a la tasa de finalización (número de oyentes que escuchan el programa completo) que al índice de quienes sintonizan la emisión en un momento dado: en octubre de 2019, los usuarios estuvieron sintonizados a Himalaya durante una media de 170 minutos. Pero los estudios indican que la mitad de ellos se desconectó de la emisión tras unos pocos minutos de escucha.

En consecuencia, dediqué seis meses a estudiar el comportamiento de los usuarios de Internet, tratando de desarrollar “un espíritu nuevo para dar cobertura a los sucesos recientes y buscar las primicias informativas”. En este oficio, es esencial preparar bien las emisiones y estar al corriente de todo. Antes de cada grabación, dedico dos horas a examinar las informaciones y las noticias recientes y ocho horas a redactar el guion del programa, antes de condensarlo todo en una emisión de 15 minutos. Gracias a ese prolongado trabajo de preparación he logrado duplicar mi audiencia y han aumentado rápidamente mis tasas de finalización.

El segundo método, igualmente decisivo, que aplican los nuevos medios de comunicación consiste en mejorar la experiencia del usuario. En este sentido, he elaborado mi propio sistema, es decir, que me aparté del fondo sonoro demasiado potente de la radio tradicional y utilicé la música para crear un ambiente que incitara al oyente a sumergirse más en el contenido.

“Selección” y “creación” son las palabras clave del tercer método de los nuevos medios de difusión. En mi condición de animador de la plataforma, me doy el lujo de escoger materiales que el público no hallará en ningún otro canal. Luego, los interpreto a mi manera, lo que suscita el interés de mis oyentes, al tiempo que les transmite información.

Entre mis proyectos actuales para Himalaya figura una guía de audio sobre los guerreros de terracota hallados en el mausoleo del primer emperador de la dinastía Qin . Con apenas escanear el código QR, el turista puede acceder a la narración.