La Ruta de la Seda existía hace casi 6 mil años, pero una tremenda sequía la retrasó por siglos

Acciones: Noticias | 0

Fue la mayor ruta comercial del mundo antiguo que unía las poblaciones del este con el suroeste de Asia, a través de Asia central.

Los Pamires de Tayikistán en el camino hacia el corredor de Wakhan de Afganistán, una antigua ruta de la Ruta de la Seda. Crédito: Paul Salopek

Una gran sequía en Asia Central que se extendió varios siglos entre los años  5.890 a 5.250 dificultó los intercambios humanos y comerciales en el arranque de la antigua Ruta de la Seda.                       

Un equipo de paleoclimatólogos ha encontrado evidencia de este periodo seco prolongado que probablemente estuvo ligado a un cambio hacia el norte en las masas de aire predominantes. La Ruta de la Seda es la red de rutas comerciales más elaborada del mundo antiguo, que unía a las poblaciones antiguas del este de Asia con las del suroeste de Asia, a través de Asia central. Estas rutas comerciales fomentaron la difusión de ideas, religiones y tecnologías durante los últimos 2.000 años.

Antes del establecimiento del intercambio organizado, a partir de la época de la dinastía Han china (hace 2.223 años), ya estaba en marcha un proceso de intercambio transeurasiático a través de los valles fluviales y oasis de Asia Central. El establecimiento de poblaciones en los oasis del desierto de Taklimakan en Xinjiang, China, fue un factor importante que facilitó este intercambio transeurasiático

La Ruta de la Seda y los países que atraviesa (Wikipedia).

La escasez de evidencia arqueológica de la ocupación humana sedentaria en la región durante este período de sequía sugiere que las condiciones climáticas pueden haber obstaculizado el movimiento humano y reducido o bloqueado efectivamente los viajes por tierra entre el este y el oeste de Asia Central.

Las regiones agrícolas del mundo antiguo estaban aisladas unas de otras por las altas cumbres del Himalaya, pero las condiciones climáticas excepcionalmente áridas en Asia Central pueden haber contribuido aún más a ese aislamiento cultural.

Los resultados del nuevo esfuerzo de investigación internacional, dirigido por Liangcheng Tan, profesor del centro The Belt & Road del Instituto de Medio Ambiente de la Tierra, a través de la Academia China de Ciencias, se publicaron recientemente en Science Bulletin como artículo de portada.

Los estudios arqueológicos indican que el intercambio transeurasiático se estaba produciendo ya hace más de 5.000 años, pero solo comenzó en serio durante el siguiente milenio. Este intercambio está marcado por la dispersión de trigo, cebada, ovejas, cabras y ganado de Asia occidental al norte de China. Del mismo modo, el maíz y el mijo propios del este de Asia se dispersaron desde el norte de China hacia el oeste de Asia y, finalmente, hacia Europa.

Bakú, a las puertas de la mágica Ruta de la Seda.

Algunos estudiosos se han referido a este proceso como globalización alimentaria en la prehistoria. La narrativa tradicional sugiere que los primeros movimientos humanos cruzaron la estepa euroasiática del norte. Sin embargo, cada vez más los arqueólogos reconocen que las principales rutas de dispersión cultural en la prehistoria siguieron las mismas rutas que la histórica Ruta de la Seda. Estos valles fluviales y oasis desérticos fomentaron conexiones entre regiones agrícolas intensivas en la prehistoria.

Este equipo internacional trabajó en colaboración con funcionarios de Kirguistán para recolectar estalagmitas de la conocida como Talisman Cave. La cueva está ubicada en el sureste del Valle de Fergana, cerca del cruce de la histórica Ruta de la Seda. Las estalagmitas son formaciones de cuevas que se acumulan gradualmente durante miles de años a medida que el agua gotea del techo de la cueva y el calcio se precipita fuera de ella.

Estas características atrapan en sus núcleos un registro climático muy detallado, a diferencia de lo que se puede reconstruir a través de estudios de polen o paleolagos. Los investigadores de este proyecto utilizaron isótopos de oxígeno y carbono, así como registros de oligoelementos para rastrear los cambios de precipitación a lo largo del tiempo. También utilizaron técnicas radiométricas de datación U-Th en las dos estalagmitas para revelar la historia de las precipitaciones (lluvia y nevadas) en la región durante los últimos 7.800 años.

DUNHUANG (CHINA), 6/07/08.- Imagen de las tumbas de monjes budistas en las cuevas de Mogao, en el desierto de Taklamakan, junto a Dunhuang, conforman un oasis de estratégico emplazamiento en una encrucijada religiosa y cultural en plena Ruta de la Seda. Desde 1987 las cuevas de Mogao están incluidas en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. EFE/Oliver Weiken DUNHUANG

El registro climático ilustró frecuentes cambios de corta duración en los regímenes de precipitación para esta región intercontinental. La característica más notable del registro de precipitaciones fue un período prolongado de aridez o una mega sequía que duró 640 años, entre hace 5.890-5.250 años.

La escala de la mega sequía es diferente a cualquiera de los otros cambios ambientales que el equipo notó durante los últimos 7.800 años. Este período de aridez habría tenido importantes consecuencias en el medio ambiente local, especialmente en los efímeros oasis del desierto. Por ejemplo, el nivel del lago Balkhash fue al menos 20 metros más bajo durante el pico de la mega sequía.

Europa Press