Chen Wu Keping, el gran importador de la operación Ruta de la Seda

Acciones: Noticias | 0

LEVANTE

El socio chino del Consell. El dueño del centro comercial El Teler de Ontinyent, que ha intermediado con proveedores chinos para que la Comunitat Valenciana pueda comprar material sanitario, recibe el premio Portada del mes.

Chen Wu Keping era un gran desconocido para la opinión pública valenciana, a pesar de llevar afincado en la autonomía desde hace más de una década, pero todo cambió el pasado marzo. Keping, propietario del centro comercial El Teler de Ontinyent, saltó a la primera línea informativa al convertirse en importador de material sanitario procedente de su propio país, China, para la Generalitat, que necesitaba combatir la propagación del coronavirus.

El empresario asiático ofreció al Consell realizar esta intermediación a principios de marzo, antes incluso de que la pandemia obligara a decretar el estado de alarma. La propagación del virus llevó después al Consell a aceptar la propuesta de Keping en un proceso que se gestó con la máxima discreción necesaria en este tipo de operaciones, sobre todo en un momento de escasez de material sanitario y de dificultades para acceder a los saturados canales de distribución. El importador chino fue una pieza clave de lo que el presidente del Consell, Ximo Puig, bautizó como la operación Ruta de la Seda.

Keping, impulsor del centro comercial de la capital de la Vall d’Albaida, también está vinculado a más de una decena de mercantiles dedicadas al comercio y también a las actividades de importación y exportación.En 2016 cuando a través de la mercantil Comercio Fácil SL se hizo junto con otros empresarios con la titularidad del centro, en manos hasta entonces del fondo de inversión JP Morgan. El empresario también ha capitaneado otras operaciones inmobiliarias, como la compra de un edificio para apartamentos en la ciudad de València.

Keping contribuyó a traer a València ocho aviones con equipos sanitarios, que costaron 31,5 millones de euros. Los gastos de los ocho vuelos ascendieron a 7,3 millones de euros. En total han aterrizado 19 aviones con material. Keping compró más de 6 millones de guantes, 10,6 millones de mascarillas quirúrgicas, 370.000 gafas de protección; 749.900 buzos desechables con gorros; 270.071 buzos impermeables; 31 kits de protección desechable y 4.270 kits protección impermeable con mascarilla.